blog-img

¿Cómo evitar que los alumnos abandonen los cursos de inglés?

Una de las inquietudes más frecuentes de los departamentos de formación de las empresas está relacionada con el abandono de las capacitaciones. Este tema tiene mucho peso a la hora de definir el éxito o fracaso de las mismas, cuando de hecho, la multiplicidad de factores y análisis que pueden hacerse sobre los motivos de ausentismo y deserción hace que no todas las respuestas sean blanco o negro. 

Empecemos entonces con una diferencia fundamental en los conceptos: 

Cuando hablamos de ausentismo nos referimos a la incapacidad de mantener un cursado regular y comprometido. Las causas pueden deberse a motivos personales o laborales tales como viajes, vacaciones, enfermedad o nuevos proyectos. 

Mientras tanto, la deserción por otra parte es el abandono total de la capacitación. Aquí pueden influir otros factores tales como las desvinculaciones, falta de motivación o incompatibilidad de horarios. 

AUSENTISMO 

El 80% de las empresas que capacitan en idiomas, suele tener un promedio máximo de asistencia de un 70%*. Los motivos más frecuentes de inasistencias son: 

  • Por reunión de trabajo o superposición de agenda 
  • Por enfermedad 
  • Por vacaciones 
  • Por tener otras formaciones al mismo tiempo 

(*Fuente: análisis de estadísticas ausentismo y deserción de clientes corporativos de Go! Idiomas a lo largo de 10 años) 

Si queremos intentar revertir el ausentismo hay varias medidas que podemos tomar como empresa 

TENER EXPECTATIVAS REALISTAS: Si entendemos que porcentajes de asistencia mayores a 75% son raros, podemos reducir la presión para evitar malestar y eventuales bajas por no poder cumplir con los requisitos mínimos. 

ORGANIZAR EFICIENTEMENTE LOS HORARIOS: Evitar superposición con reuniones u otras actividades de índole obligatoria para que la capacitación no se perciba como actividad de segunda. 

INVOLUCRAR A DIRECTIVOS: En el armado del plan de capacitación para establecer si los resultados esperados van de la mano con la prioridad que se le asigna dentro de la agenda de los participantes. Muchas veces se esperan buenos resultados pero no hay acompañamiento institucional para que los participantes puedan comprometerse con los mismos. 

INICIAR DE MANERA ORGANIZADA: Evitar comenzar una capacitación si la mayoría de las personas no está disponible (por vacaciones, por ejemplo) o si no se consensuaron los horarios con equipos en diferentes zonas horarias. 

DESERCIÓN 

Los porcentajes de abandono del cursado varían entre 20% y 26% según la industria*. Los motivos más frecuentes de abandono son: 

  • Complicaciones/superposición de horarios y tareas 
  • Nuevo puesto con más demanda 
  • Cambio de empresa 

(*Fuente: análisis de estadísticas ausentismo y deserción de clientes corporativos de Go! Idiomas a lo largo de 10 años) 

Sumados a los consejos para evitar el ausentismo podemos agregar los siguientes tips para reducir la deserción: 

ALTA ROTACIÓN: Si estamos en un rubro o empresa con altos índices de rotación de personal, en nuestras expectativas deberemos incluir que al finalizar, los informes reflejarán diferencias grandes entre el número de participantes al inicio y al cierre. 

POBLACIÓN: En la medida de lo posible sumar a las capacitaciones a aquellos colaboradores que hayan pasado períodos de prueba, evaluaciones de desempeño o cualquier otra instancia que pudiera dejarlos fuera de la empresa en el corto plazo. 

Una vez que podemos comprender y aceptar que tanto el ausentismo como el abandono son moneda corriente en la mayoría de las capacitaciones in-company, podemos comenzar a bajar un poco la presión por los resultados y trabajar en acciones concretas que nos ayuden a mantenernos dentro de los valores esperados. 

CONSEJOS ÚTILES 

  1. Armado de grupos. Muchas veces por ahorrar presupuesto se arman pocos grupos y que no son homogéneos (en nivel, necesidades, áreas) lo cual tiene un impacto directo e importante sobre la motivación. Un colaborador desmotivado tiene altas chances de abandonar la capacitación si siente que no le suma a sus objetivos. 
  2. Sondeo de necesidades. Poder escuchar a los participantes para que puedan darnos su opinión en cuanto a factores determinantes como son los horarios de preferencia o sus necesidades idiomáticas ayudará a generar compromiso con la misma. 
  3. Involucrar a la dirección. Como mencionamos anteriormente, consensuar con directivos la prioridad que va a tener la capacitación para de esta manera ajustar las expectativas sobre los resultados finales. 
  4. Elegir un buen proveedor. Contar con un socio estratégico que nos proporcione flexibilidad, buenas metodologías y un programa que cubra las necesidades objetivas de la empresa y los participantes. 
  5. Plan de capacitación. Armar un buen plan, con necesidades y objetivos bien definidos y condiciones de participación claras y realistas. 
  6. Medición de resultados. Definir los KPIs que necesitaremos para evaluar los resultados y el seguimiento periódico de progreso. 
  7. Inicio. Intentar que sea a principio de año, y en simultáneo. Las incorporaciones tardías o post inicio son un gran factor de desmotivación y abandono. 

En resumen, ausentismo y deserción son dos resultados que intentamos evitar por todos los medios en el análisis de desempeño de una capacitación que hayamos organizado. Sin embargo, la experiencia indica que los porcentajes de ambos son frecuentemente altos en la mayoría de las empresas e industrias. Aceptarlo y desligar un poco la responsabilidad exclusiva de los participantes, entendiendo que muchas veces es la propia empresa la que pone trabas al compromiso, nos ayudará a diseñar un plan de capacitación realista, enfocado y con resultados que nos pueden sorprender para bien.